lunes, 3 de agosto de 2009

La colonia subterránea






Mientras el avión se acerca al aeropuerto de la isla de Santorini Santiago echa un vistazo a esa hermosa creación de la naturaleza. Saca de su pequeña maleta de cuero la invitación que lo trajo nuevamente basta este hermoso lugar:




Phd Santiago Matamoros
Guayaquil- Ecuador
Por medio de la presente se le invita al XXI congreso sobre la Atlántida a realizarse el 8 noviembre de 2053 en Santorini…





Deja de leer su invitación y busca en su maleta algo más, eso que liga su pasado con su presente y con su futuro. Una pequeña tablilla con una extraña escritura, dicha tablilla lo acompaña desde los 15 años. Recuerda muy bien el ida en que la encontró fue precisamente en esta isla mientras su abuelo presentaba una novela sobre la Atlántida en un congreso similar.




Vagando por las excavaciones arqueológicas en la pequeña isla de Therasia, Santiago quiso sentirse explorador y aprovechando una pequeño descuido de los cuidadores ingreso al interior de una antigua casa desenterrada hacia poco. En el interior observo grandes murales, existían uno en que le llamó grandemente la atención. Estaban dos niños abriendo un cuadro y entrando a escondidas. Santiago sintió el impulso de hacer lo mismo y descubrió una pequeña abertura por la cual ingreso pero al estar oscuro, cayo y quedo atrapado lo único que hizo fue gritar con todas sus fuerzas, estaba totalmente oscura y lo único que parecía brillar era una pequeña y bajo esta una tablilla. Santiago se aferro con fuerza a ella mientras gritaba por ayuda hasta que casi inconsciente sintió una mano que lo extraía de esa oscuridad.




Despertó en el hospital de Fira mientras su abuelo sostenía aquella tablilla y con una sonrisa le prometió que se la entregaría en el momento en que saliera del hospital. Ahora 8 años después regresa a Fira con el firme propósito de explicar lo que la tablilla indica.




Mientras el grupo de expertos en Atlántida; muchos de los cuales habían descubierto piezas escritas y conocían lugares donde los atlantes tal vez se hubieran asentado; acompañaba a Santiago a Therasia este les indicaba:




—gracias a ustedes y sus descubrimientos he podido descifrar el escrito en la tablilla. En ella nos habla de una civilización desaparecida hace mucho y que al parecer tenía colonias en muchos lugares del mundo.




— Thera o Santorini como se la conoce actualmente era uno de ellas.
Su emoción apareció de a poco en el rostro de Santiago y entre sus acompañantes una antipatía, puesto que no era ninguna novedad.





— Ahora bien he realizado investigaciones y entre las viviendas que posiblemente pertenecía a esclavos existe muchos vestigios atlantes. He encontrado una asa en especial donde al parecer existe una bodega con cosas atlantes.




Ingresaron a un pequeño hogar cerca de las costa de la isla. En el interior se ve una representación en la pared, un hombre escondiendo una luz mientras otras vestidos con armaduras guerreras la buscan. Santiago mueve el cuadro y ante el aparece un camino que baja a la oscuridad.




Las luces se enciende de a poco y todos bajan por el túnel hasta las entrañas de la isla caminaron largo rato cuando se comenzó a ver artefactos y vestigios de una civilización anterior a la minoica. Sin duda era la cultura atlante que tenía un asentamiento muchos años antes de que los minoicos hicieran su reinado.




—según los métodos de datación de edad esta tablilla tiene alrededor de 12000 años al igual que todo este complejo.




Ingresaron a un cuarto donde se encontraban objetos y grabados de todo tipo. Santiago se acerco con algunos arqueólogos a tratar de leer algunos letrero.




— se advierte que se pude ver lo que sea de esta salón pero que queda terminantemente prohibido sacar artefactos de clase dañina. No entiendo bien que alguien me ayude a traducir yo seguiré buscando.




Santiago encontró una pulsera que al parecer tenía inscrita la palabra protección y se la coloco n su muñeca mientras seguía buscando mas pistas.




— esto será un enorme hallazgo cuando traigamos a la prensa. Mejor que el descubrimiento de la tumba de Tutankamon.




De repente uno de los arqueólogos saco un hermosa lanza en forma de tridente el cual brillaba con una extraña luz azul. La estaba sacando de la sala cuando de repente toda la sala se encendió de azul y una especie de alarma gimió.




Unas barras caían tapando las entradas cuando el arqueólogo saco la lanza y apuntado a una de las rejas trato derribarla. De repente una extraña energía salió de la lanza y de inmediato las rejas se abrieron. Todo el sitio comenzó a temblar y una especie de energía azul emergió del centro de la sala emitió unos rayo que calcinar al portador de la lanza. Poco a poca se derrumbo todo este lugar, justa al frente un puente sobre un canal de lava se caía cortando el paso a todos y finalmente la luz exploto y uno a uno todos se desintegraban en la luz. Santiago salto tratando de escapar pero un rayo golpeo su pulsera y todo se volvió negro.




—donde estoy, que es este lugar habré muerto como los otros.




Santiago poco a poco fue despertando y se encontró con en una habitación central con una especia de piedra ceremonial en el centro, y justo encima un haz de luz ilumina tenuemente la cámara, en el norte parecía haber una especia de puerta pero estaba cerrada.




Al acercarse podo leer con total facilidad lo que decía en aquella placa lítica.




— he aquí la historia del pueblo que cuida los secretos de atlante de cómo por años hemos mantenido alejados a las aqueos de la gran luz que fue nacimiento, camino y destrucción de el pueblo grandioso. Si quieres verlo solo siente el tiempo en la piedra.




Santiago toca la piedra y el salón comienza a cambiar la oscuridad es invadida por la luz, el silencio se llena de murmullos y aparecen gente por todos lados. De repente parece estar en una isla del mediterráneo, alrededor del año 1600 A.C .




—Que demonios es esto, porque todos están vestidos así, y como es que entiendo este lenguaje.




De repente un hombre choca con él y lo hace trastabillar, lo reconoce es el mismo que estaba en el grabado de la entrada del túnel.




— Lo seguiré tal vez el sepa lo que pasa.




Santiago lo siguió por media ciudad hasta un grupo de casa en una villa de esclavos, eran las casa de la isla de Therasia, pero estaba en una gran ciudad no parecía haber costa en muchos kilómetros.




Siguió al hombre hasta uno de los pasajes que llevaba a las entrañas de la ciudad trato de esconder un extraño artefacto pero unos soldado trataron de quitársela de pronto se repitió la escena de hace unos instantes con su compañeros arqueólogos.




Esta vez pudo salir de la cueva y al mirar la superficie pudo ver como todas las personar dejaron la ciudad inmediatamente, de repente del centro de la ciudad comenzó a emerger lava y humo y todo se oscureció y comenzó a temblar. De repente la puerta se abrió y se dio cuenta que estaba de nuevo en al habitación, corrió lo mas rápido que pudo y salió justo cuando se derrumbo la cueva y se vio en el centro de la laguna Santorini.




Después de poco lo encontraron y lo llevaron al Hospital, nadie creyó su historia todos decían que era producto de los gases liberados por un pequeño terremoto, pero la pulsera en su muñeca indicaba lo contraria.




Al salir del hospital le llego un mail de sui amigo Miguel León arqueólogo mexicano indicando que su hija estaba en medio del bosque y se perdió, en el lugar de su ultima transmisión se encontró una nota.




al abrir el archivo de imagen vio que la nota estaba escrita en atlante e inmediatamente recogió todo, guardo en su bolso la pequeña tablilla junto con algunos mapa y la impresión de la nota y se dirijo al aeropuerto para tomar el primer vuelo a México.
Publicar un comentario