sábado, 16 de enero de 2010

llovizna

Una gota corre al costado de la botella
que contiene el blondo narcótico
mientras florece una remembranza,
estoy a tu lado buscando un portal
y nuestras manos como una sola,
mojadas por un invierno pasado.

El invierno volvió a este puerto
pero esta vez te dejo en otro destino
y mientras huyo de las filosas gotas
que tocan mi cuerpo,y me recuerdan
que mi mano es de nuevo incompleta,
que la lluvia baña solo la mitad de mí.
Publicar un comentario