sábado, 16 de enero de 2010

rocío de primavera



Las pequeñas gotas del roció primaveral
acunaron nuestros esperados encuentros,
y llena del dulce canto de las aves,
a la luz de la prematura alborada

Aquella fina capa desapareció de repente
y tu presencia se evanesció, como el roció
que antes acariciaba mi mano y que
ahora me cubría de una trágica nostalgia.

El fino rocío de esta primavera son agujas
que se hunden en mi temblorosa mano
mientras la siento con angustiante desnudez.
Publicar un comentario