domingo, 21 de febrero de 2010

En la peña


Llora la húmeda noche de invierno

mientras en una cueva trasnochada

las tonadas del Ruiseñor de América

pueblan la mente de sus habitantes

borrachos, bohemios, poetas.


Desde este fecundo vientre de ideas,

la cerveza brota de infinita fuente

y la palabra fluye como la música

melodiosamente mustia de J.J.,

que se escapa del círculo de vinil

Pub - Bar


En la fría bruma de la ciudad sin nombre,

una mirada recorre la iluminada calle

y en el oscuro rincón se reúnen ellas,

las melancólicas almas, bardos del mundo

para elevar la palabra como céfiro.


Entre las notas melodiosas de los tiempos

y el dulce líquido que alegra los sentidos

brota la lírica refulgente que redime el espíritu

mostrando el reflejo interno de la ciudad

que se nos escapa, pero está en nuestra alma