domingo, 21 de febrero de 2010

En la peña


Llora la húmeda noche de invierno

mientras en una cueva trasnochada

las tonadas del Ruiseñor de América

pueblan la mente de sus habitantes

borrachos, bohemios, poetas.


Desde este fecundo vientre de ideas,

la cerveza brota de infinita fuente

y la palabra fluye como la música

melodiosamente mustia de J.J.,

que se escapa del círculo de vinil

Publicar un comentario