sábado, 11 de septiembre de 2010

Argos

El viaje, el hastió del viaje,

por cada faro que es divisado

la oculta peñas por el oleaje

emergen, y el bajel es golpeado


El miedo que atraviesa el viaje

ya que en oscura noche sin luna

o en solitario, oceánico paisaje;

la melancolía y la angustia se aúna


Pero al encontrar mi puerto amado

veo claramente su silueta delineada

su cielo cayendo en su rojizo hado

el viajante encuentra su única morada

Publicar un comentario