sábado, 27 de noviembre de 2010

Dulce suicidio

Porque es dulce tu amargura
y en tu promesa de olvido veo
la excusa perfecta para beber
mientras el punzante recuerdo se clava.

El dolor se ancha en mi boca
y ahoga el grito liberador;
con cascadas de dorada amargura
a la par de bocanadas de mortal humo,
mientras el rojo palpitante se hunde
en el atlántico del desamor.

Dejen ya en la barra al poeta
que entre humo y trago se muere
contando a todos su suicidio
pues él es libre de escoger
estar atado a su musa asesina.

Publicar un comentario