viernes, 23 de diciembre de 2011

Rojo o Azul

Para María Elena Layana

Él entro al cuarto y solo el resplandor del anuncio de neón iluminaba la oscuridad; en el piso miles de cristales se encontraban dispersos y su mano buscando el interruptor que por fin encendió la blonda luz del lugar.
Hacía cinco días que ella no se había aparecido por la cabina de edición, que había faltado a sus clases de canto y a la terapia. Como todo en la vida él había procrastinado esta visita y ahora solo un reloj de bolsillo lo recibía y en la tarjeta decía su nombre y unas palabras.
La palabra odiosa, la pronunciación cansada: ¡estoy tarde, estoy tarde! Te compro tiempo pequeño saltarín, y aunque albino no seas Siempre sabrás el tiempo que te queda cuan tarde llegas
Avanzó por el cuarto y vio un portarretratos, es ella como la reina de corazones; con esa mirada autoritaria y triste. Él dejo caer el portarretrato debido a sus torpes manos y los cristales se uníenon a los de un espejo quebrado al fondo. Detrás del retrato unas letras.


Amo a Alicia, odio a Alicia. Soy y no soy. La roja más importante de la baraja, y aun así el joker tiene más porte. No soy querida, solo busco cortar cabezas para poseer amor. Quien me dijo que no era Alicia, quien me dijo reina; no recuerdo. Ahora el papel me muestra quien soy.
Al seguir el recorrido por la habitación de ella; él encuentra una miniatura que muestra dos sillas, la de productor y director. Entre estas dos, un pequeño diario. Sus anotaciones comienzan normales pero se hacen cada vez se vuelven más surrealistas; paisajes e imagenes tan increíbles como las que encontraríamos el país de las maravillas. La última anotación decía lo siguiente.
Me veo, veo la argentada ventana y esos ojos que me persiguen. La reina roja me mira y yo pasa a través de ella, yo soy ella. Tengo miedo miedos de que me vean. De repente escucha la voz del loco, sombrerero sin tela nos viste la cabeza con locura y ella la con esa sonrisa y esos ojos. Desaparece frente al loco, el loco enfurece y ella aunque transparente se siente. Ella aparece el sombrero ríe, se cambia el saco y los dos siguen creando; hasta ahora; sombrero que jamás se destruirán.

Él examina el espejo que se encuentra arrimado en una pared. Nadie estrello nada contra el cristal, parece que hubiera explotado desde adentro y todos los fragmentes se esparcieron por todo el cuarto. Lo único parecido a una roca en el sitio es un papel arrugado y hecho bolas, al abrirlo ve unas letras hermosamente escritas.

Todos están aquí, todos rodeándome, el dulce y quejumbroso, el genio loco, la gata siempre sonriente y servicial, la oruga delgada y con un pelambre recitando poemas, la reina blanca con ojos brillantes como diamantes en el cielo y la tortuga que cuenta historias. Me vieron; me odian, me odian pensé. Soy la reina de corazones. Ellos dijeron bienvenida Alicia es mi país de las maravillas. Ahora destruiré la argentada puerta con la palabra y al tinta. Adiós

Al girar el papel vio a su amiga dibujada con un hermoso vestido azul y una sonrisa como pocas veces el había visto. Esa era la seña inconfundible de que jamás la volvería a ver; cubrió el marco del espejo con una sabana, cogió su reloj y el hermoso dibujo de su amiga y cerró por última vez la puerta de ese cuarto. Tanto él como ella jamás volverían a ese lugar.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Transmutaciones

¿y acaso por eso somos misántropos?

quizás porque odiamos lo que somos

con una furia que se derrama a medias

y odiamos al reflejo y a la sombra;

a uno porque proyecta nuestras carencias

al otro por que refleja nuestra falta.


Odiamos a los espejos pues nos duplica

y cada deformidad moral es copiada,

y cada rostro que despreciamos

es parte de ese rostro collage

el cual nos muestra desnudos;

antropomórficos animales imperfectos.


¿y acaso por eso amamos la escritura?

quizás porque nos recreamos casi perfectos

o por lo menos con menos defectos

quizás por eso buscamos estar completos

porque sus boinas tornasoles nos piensan

casi perfectos, acaso con muchas virtudes.


Amamos a unos pocos, somos agorafóbicos

pues más de dos deja de ser seguro

amamos al espejo que antes odiábamos

pues ahora refleja a uno en dos rostros.


lunes, 7 de noviembre de 2011

La patria ya es de todos

¡Y a mí que carajos me importa

Que la patria ya sea de todos!

si en la calle sigo viendo niños solución

mascullando su hambre ancestral.


Cholos, montubios, negros e indios

todos separados por su identidad:

canoa, caballo, marimba, anaco;

todos unidos en la miseria del olvido.


hasta las putas,

desean que su fruto desgastado sea devorado

ya que hasta el amor se ha puesto caro.


¡Y a mí que carajos me importa

que la patria ya sea de todos!

seguiré camellando con tesón

para que nadie me menosprecie,

para que nadie se crea mi dueño,

para que nadie me joda más claro.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Playlist

Y la noche me trae tu recuerdo y canto a todo pulmón, en suaves susurros:

Is there anybody going to listen to my story
All about the girl who came to stay?

Mientras canto a destono recuerdo tu sonrisa erótica y me digo: serás mi Cecilia y compartiremos filias y fobias. Entre las sombras de la habitación nos vestiremos con sexo para hacer el amor o por lo menos mi mente juega con esos pensamientos. Pero la realidad es muy distinta pues es la noche la misma que dicto mi designio, mi avatar, y fui para siempre perro andaluz.

She's the kind of girl you want so much
It makes you sorry
Still, you don't regret a single day

Supe que tus manos eran expertas en provocar placeres, conocías la rutina amatoria y la ejecutabas como el cirujano la más delicada operación del corazón, siempre con éxito, siempre haciendo latir el corazón. Me entere que tu dulce canto que arrullaba mi soledad era legión y hablaba mil lenguas y muchas ocultas para mí. Te creí una pasajera en trance, ahora sé que eras una fabricante de mentiras. Pero vivo en la ciudad de pobre corazones donde la soledad hace que acunemos el dolor y la traición junto al amor, hasta desgastar la piel y acabar el deseo. Ahora te dije adiós pues comprendí que alguien en el mundo piensa en mí, que no quiero ver aquel mar en primavera mientras las hojas muertas caen, que el cuerpo de los dos a dejado de ser mi debilidad, que te atesoro como un pasado… sin derecho retorno.

Y mietras las canciones se mezclan con mis pensamientos canto suavemente, entre gritos

Ah girl
Girl

viernes, 14 de octubre de 2011

El ocaso de los dioses

Mientras el gran Febos se acuesta

la negra túnica cubre el mar celeste

y los héroes observan desde el cielo.


El dios náutico regala una brisa refrescante

aliviando las calientes noches del puerto

y las hileras de luces, luciérnagas eléctricas,

crean nuevas constelaciones en la tierra.


Los desterrados del reino de Oniros vagan

por el hermoso paisaje; rio y tierra unidos;

Selene refulge de emoción mientras observa

como la noche se apodera de la perla.


El Santa Ana con la alfombra luminosa

guía a los bohemios y trasnochados

a las diversas capillas de Baco

para divertirse u olvidar con el blondo narcótico.


El gran ciclope observa todo desde lo alto;

la cima del Santa Ana que, como Titán,

es el Prometeo de esta ciudad pues la formó,

le dio el fuego, la muerte y el renacimiento.

La palabra Prohibida

No puede entender esta turbacion impostada;

mi agitación al mirarte, mis nervios al acercarme;

al aspirar el verde bouquet de tu cuerpo.


Ningún licor es capaz de liberar mi voz

y confesarte este sufrimiento apetecible,

la incógnita de saber qué puebla tu mente;

si me abrirás tus brazos o condenarás mi utopía

cuando trate de decir la palabra prohibida.


No existen sustantivos, verbos, adjetivos,

no se han creado palabras que describan

aquella belleza que posees y das al mundo

en tu hermoso idioma lirico, musical.

Tu carácter de un matiz delicado y suave

tu mirada acogedora; cálida y candorosa;

y tu voz armoniosa como de ruiseñor

que causa un dulce embeleso.


Difícil describirte, si tu imagen en mi recuerdo

no deja que llegue el descanso a mi cuerpo,

que mi alma se agite y el corazón lata

al compas de las hermosas vibraciones de tu vida.


Cómo describir la belleza de tu azabache crin,

si Afrodita con toda su olímpica belleza

palidece ante la serena belleza de tu cabello.


Imposible comparar la serenidad y sabiduría

que muestran aquellos luceros oscuros,

pues la misma Atenea envidia tu mirada.


El imaginar un roce con tu piel me paraliza;

y una caricia robada, casi furtiva la muestra,

la muestra hecha de seda japonesa

y tan fresca cómo la brisa del Guayas en la noche.


Tu sonrisa aparta de mí la perturbación,

alimenta mi felicidad esa sonora melodía;

musical emoción que emana del alma

y hace que vibre en mi la palabra prohibida.


Desearía tanto poder expresar lo que mi alma

con plañidera voz desea confesar desesperada;

aquello que todos buscan y pocos lo han hallado,

aquella búsqueda de la palabra prohibida.


Desearía que conozcas estás torpes palabras

que mi voz se rehúsa; por timidez; a pronunciar

pero que están presentes en cada acto mío,

en cada pequeña sonrisa que compartimos.

sábado, 1 de octubre de 2011

Panorámica mental

Como en un infierno gélido y obscuro
las alas sin plumas se baten siseantes
y en los ojos el color de la furia profundo destella.

La fiebre de las delicias florales
jardines en el que los virtuosos dimiten;
perversión, lascivia, una mirada vacía;
el ardor de aquello que le es arrebatado
y eso reptando en el caos de la mente
Informe y viscoso, hecho de substancia atemporal
desde hace eónes lo devora todo.

La idea se cubre de locura en éxtasis
el cuerpo abatido se convulsiona,
la extremidad metálica de bate.
Blando, informe, caliente: la masa
y el color rojo llenan los ojos y las manos.

viernes, 30 de septiembre de 2011

En ti

El día se escurre entre mis pupilas cansadas;
el cuerpo anestesiado de tedio y vacío
solo desea satisfacerse con la dulce copa
que contiene el néctar de la etérea narcosis.

El alto Apolo relumbra con fulgor circular
y sus blondas saetas hieren la ciudad,
mas escondido entre oscuridad y brisa
espero a la musa hija de Oniros y Athenea.

El bermejo lienzo se prepara para tu llegada;
Yo; tu amante bohemio, profano; te espero
pues es en ti que realmente despierto a los placeres,
y las damas del Helicón me ofrecen su magia.

Ven dama,ataviada con túnica de ónix profundo
mientras el argentado medallón de Selene refulge
las joyas esparcidas en tu ropaje, como luciérnagas
atrapadas en la negra telaraña que te viste, brillan.

Cual se trataran de almas errantes mueren y renacen;
destellos lúgubres que tañen como el doblar de las campanas.

Yo te recorro completa, exótica, sobrecogedora;
en ti soy poeta, cantante, beodo, naufrago.

Ante tila vida y al muerte hacen un etéreo baile
y yo,pareja predilecta de las dos, me entrego extasiado;
mientras embotas mis sentido, excitándolos
y mi pluma no para de moverse, poseída por ti.

Solo el alba y su cerúlea visión me avisan tu partida
mientras poco a poco caigo en ese letargo diurno
y el día de nuevo comienza a escurrirse entre mis pupilas.

sábado, 3 de septiembre de 2011

entre fantasmas y canciones

Todos pasan frente a él pero nadie lo percibe, es como si no existiera. Se sientecomo un fantasma y mientras se llena de un sentimiento clandestinidad expuesta.Se detiene a observar a las personas recorrer el centro comercial y sepregunta. ¿Por qué están aquí? su mente crea un torbellino deideas, no entiende por qué estas personasse reúnen a ver la escaparates como moscas atraídas por el estiércol. Gastansus pocos ahorros o se endeudan solo para comprar ropa costosa, cuando puedenconseguir diseños similares a una cuarta parte del precio, pero sin lasetiquetas que demuestren que son “ropa de marca”.

Piensasi este sistema de creencias está bien o mal, si es correcto censurar a alguieno discriminarlo solo por ser más listo y comprar a menores costos.


De pronto, nole importa en lo más mínimo esas mezquinas opiniones. No le importa los concejosde un libro que dice cuales son las películas que se deben ver antes de morir. Las masas no decidirán porél, la televisión no decidirá por él y un autor de libros comerciales tampocolo decidirá.

Es suconciencia la única que decidirá lo que él debe hacer; que vestir, que ver, quecomer; solo el decidirá qué camino seguirá.

Laúnica forma en que pudo hacerlo posible es obedeciendo a sus pies y dejar que lo guíen, que sus instintos le indicaran el camino a seguir. Pero su miedoa cometer errores lo dominan, mas una voz en su interior le susurra a veces es necesario cometer errores para saber que lo son y de pronto su confianza se fortaleció.

Entoncesse dio cuenta que era libre, libre para hacer lo que desee y es justo ahí una epifanía; lo quesiempre deseo era algo humilde y sencillo pero a la vez revolucionarias; tuvoun poco de miedo pero no se retractaria pues alguna vez escucho “es mejor sermuerto, que un numero que viene y va.

El yano era un número y jamás volvería a serlo. Los únicos caminos que podia transitar era ladelirante libertad o la apacible muerte.


Desde ese día solo existió para él la tinta y el papel, pues era su forma de darlibertad a su alma, ya que moldeando la palabra no solo reclama su libertadsino que la compartía con todo aquel que deseara dejar de ser un numero queviene y va y se convirtiera en un fantasma de Canterville.

viernes, 19 de agosto de 2011

cristal carmesí

De cristal, el rítmico carmesí está formado
duro como el diamante, resiste los embates
día y noche sin parar y a toda máquina;
trabaja este imprescindible reloj viviente
Mas si la herida es por dardo de amor envenenado
el duro cristas se vuele una delgada capa
que al más ligero contacto se fracciona
mostrando la parte más vulnerable de mí.


Quien más sino una hija de Lilith inocula
el fatal amor envenenado en este corazón
y la fragilidad se nota en el rojo palpitante,
este partido en mil pedazos por dura y fría mano
deja un alma herida y un dolor indeleble.


Cómo reunir este fragmentado corazón,
cue fragua podrá reconstruirlo, soldarlo;
cómo dar nuevamente su antigua forma
y hacer funcionar el rítmico cristal carmesí.


Solo las llamas que se albergan en el corazón
la descendencia de Lilith puede arder
al punto de que la fragua cicatrice el cristal
y las tiernas manos le den forma nuevamente.

martes, 24 de mayo de 2011

paseo de sabado

Es extraño que ahora este rogando a Dios, Me creía invulnerable a esas cosas. nunca me trague nada de lo que pregonan en la Iglesia. Siempre pensé que un degenerado viola-niños era la persona menos indicada para hablar del cielo y del infierno, quién se salvaba y a quién se condena, pero este sábado quizás este en el mismo lugar que esos pederastas.

No digo que me haya violado un sacerdote, pero conozco casos de gente, por ejemplo aquel chico, Gabriel creo que se llamaba, que siempre tuvo actitud sospechosa. Era casi diez años mayor y le gustaba andar con niños, era un gran catequista y nos enseñaba de religión, pero el sacerdote jamás le quitaba la vista de encima.
-Recuerda que los pecados más viles parece que se encuentran en los placeres más deseados- era las palabras que le decía siempre el Padre Damián.
No me malinterpreten respeto al padre Damián, a pesar de ser un mentiroso y lujurioso (he visto como mira a las feligreses) siempre le he guardado respeto, desde pequeño cuando creía en las cosas que decía. Tal vez aún creo, pues pensándolo bien todos debemos creen en algo y no tengo nada más que a Dios para aférrame.
Hace unos pocos años Gabriel terminó gritando en la iglesia que por culpa de un tal padre Gemini era así. Según escuche de la señora Adela ― que ante todo es una vieja de mierda que nos destruye las pelotas, pero que en estos casos tiene información más veraz que la C.I.A., dela inteligencia británica o cualquier agencia de espias.― era el padre de la antigua parroquia donde el catequista vivía. En fin culpo a este padre de haberlo violado de niño y por eso ahora le gustan los niños a él también.
Este maldito sábado no debí salir de Alejandra, o Alicia, o como se llame la mujer con la que tiré toda la tarde y noche. No era una diosa, pero tenía un buen trasero, unas tetas acariciables, una mente muy abierta, un gusto musical excelente y una adicción al sexo solo comparable a su adicción por las drogas.
Creo que pronto me encontraré con el padre Gemino o con otros como él. Y no es que haya violado a un niño ni nada por el estilo, pero he hecho cosas malas, tal vez el robo, la venta de drogas, la fornicación con drogas y todas esos placeres perversos me hayan comprado un boleto directo al infierno. Tal vez otra de las razones sea que le daba a esta chica droga a bajos precios para cogérmela como conejo.
Pero la plata ya escaseaba y nos quedábamos sin comida, así que cuando Emanuel me llamó para que le deje una muga de Purple Haze y unas cuantas bolsas de perica (la cual rebajo con talco para tener mis propias ganancias), no tuve más remedio que vestirme e ir donde él.
al llegar a su casa vi que se está clavando a caraecascajo y ni siquiera me inmuto, a veces creo que es algo excitante, hice una especie de repulsión fingida y dejo la merca en la mesa cerca de donde el pobre adicto lloraba y esa sodomizado por Emanuel. Me pongo a pensar que tal vez yo estoy volviéndome un degenerado como ellos, pero ahora que lo pienso es solo que se me hacia raro, como dos mujeres besándose, pero realmente jamás desearía ser parte de esa experiencia.
Emanuel es mi mejor cliente, se podría decir que es mi fuente de comida, les brinda a un poco de drogadictos y maricones todo lo que le llevo. Y él qué gana: al muy degenerado le gusta comerse a los maricones y es mejor si solo lo hacen por la droga. Muchas veces me lo ofreció hasta que le dije que si me lo volvía a proponer nunca más le vendía. El me tiene confianza y sabe que jamás comentaría sus degeneraciones con otros, a veces incluso le consigo drogadictos, creo que por eso me sigue comprando a mi.
Sin aviso un estruendo se forma, la puerta se abre y veo a Javancho, el hermano mayor de caraecascajo, saca un revolver 38 y disparar patea a Emanuel en el pecho y este cae pesadamente luego. luego se escuchan tres tiros:
el primero fue a dar a la verga del degenerado luego Javancho lo vira y le da otro en el culo, finalmente apunta a su cabeza y el disparo entre los ojos casi desorbitados de Emanuel.
Los que tenían armas comenzaron a disparar, los que no buscaban una. Salí de ese antro de vicio cuando pude recuperar mi movimiento y a unas cuadras de allí caí rendido y con un balazo en el costado.

¡Ayuda! – gritaba con todas mis fuerza- tengo un balazo en el costado

De repente un patrullero paro.
-¿Qué paso, cómo te dieron el balazo? – preguntan ellos
-Iba caminando y de repente escuche disparos. Salí corriendo y caí acá- doy la dirección y mientras ellos revisan llega un ambulancia.
Tal vez la Iglesia se equivoque y tal vez Dios no me salvó: solo fue mi suerte lo que hizo que la bala no me mate. En todo caso si salgo de esta me dedicaré a otra cosa, tal vez la cachineria.
No le venderé a esos degenerados sino solo a los aniñados, tal vez así me aleje de problemas.

martes, 19 de abril de 2011

Reflejo sin luna

El mar sisea un suave susurro
y mi apacible alma se subleva
mientras miles de fuegos fatuos
exhalan su primer y ultimo suspiro.

Mi corazón ton, ton, ton… Embrujado;
vacila, al son de la salsa, su patín.
De una intangible y gris cortina sale ella;
cada paso suyo lleva sabor a mar.

Sirena de tierra, baila, graciosa y sensual
y sus escamas, lentejuelas rubí, hipnotizan.

Y este; mi yunta, mi naufrago corazón
me lleva, a insulto pelado, sin mi permiso
hasta la perdición de tu cuerpo acogedor,
de tus labios de agua salada.

Naufrago; mueres extasiado, exhausto
y a la mañana siguiente como un Cristo
revives; sin posesiones, sin pecados; solamente
con tu alma apacible, resignado.

lunes, 7 de febrero de 2011

El coronel tuvo quien le escribiera

Después de un largo viaje el coronel entro a su pobre hogar y lo primero que hizo fue buscar a su gallo, mas no lo encontró. Camino a través de su sala despojada de casi todos los muebles, de pronto se parao y dejo que su mirada viajara en búsqueda de su amigo emplumado. De pronto se percato que encima de una pequeña y apolillada mesa, que hacia las veces de comedor y estante, se encontraba un sobre.
El coronel cambio su semblante y se dibujo en su rostro una pequeña sonrisa, igual a la que aparecía todos los años el día 25 del último mes del año. Él esperaba que fuera la tan esperada respuesta sobre el reclamo que había hecho al ejército. Pero dentro del sobre encontró un gran fajo de billetes de alta denominación y una carta que decía lo siguiente.
Mi estimado Coronel, tal vez recibir esta carta con tal cantidad de dinero le sorprenda, pero para mi lo mas justo es darle este dinero como ayuda.
Tal vez no le suene el nombre de un tal teniente Márquez, de ser este el caso le pido que se acuerde de la batalla al lado del coronel Buendía, yo era su el segundo al mando. Recuerdo otra ocasión en que usted se vatio contra dos soldados para salvar mi inútil pellejo.
Ahora soy general del ejército y todo gracias a usted y sus enseñanzas, ahora que lo veo en esta angustiosa necesidad es poco de mi parte dejarle este dinero. Además hare lo imposible por que su reclamo sea escuchado y su pensión le sea al fin otorgada.
Me despido esperando que en una próxima ocasión pueda encontrarle en casa y así conversar y recordar los viejos tiempos.
P.D. Agradézcale a su esposa por el delicioso que me brindo el día que estuve de visita.

Por Christian Armijo