viernes, 19 de agosto de 2011

cristal carmesí

De cristal, el rítmico carmesí está formado
duro como el diamante, resiste los embates
día y noche sin parar y a toda máquina;
trabaja este imprescindible reloj viviente
Mas si la herida es por dardo de amor envenenado
el duro cristas se vuele una delgada capa
que al más ligero contacto se fracciona
mostrando la parte más vulnerable de mí.


Quien más sino una hija de Lilith inocula
el fatal amor envenenado en este corazón
y la fragilidad se nota en el rojo palpitante,
este partido en mil pedazos por dura y fría mano
deja un alma herida y un dolor indeleble.


Cómo reunir este fragmentado corazón,
cue fragua podrá reconstruirlo, soldarlo;
cómo dar nuevamente su antigua forma
y hacer funcionar el rítmico cristal carmesí.


Solo las llamas que se albergan en el corazón
la descendencia de Lilith puede arder
al punto de que la fragua cicatrice el cristal
y las tiernas manos le den forma nuevamente.
Publicar un comentario