viernes, 30 de septiembre de 2011

En ti

El día se escurre entre mis pupilas cansadas;
el cuerpo anestesiado de tedio y vacío
solo desea satisfacerse con la dulce copa
que contiene el néctar de la etérea narcosis.

El alto Apolo relumbra con fulgor circular
y sus blondas saetas hieren la ciudad,
mas escondido entre oscuridad y brisa
espero a la musa hija de Oniros y Athenea.

El bermejo lienzo se prepara para tu llegada;
Yo; tu amante bohemio, profano; te espero
pues es en ti que realmente despierto a los placeres,
y las damas del Helicón me ofrecen su magia.

Ven dama,ataviada con túnica de ónix profundo
mientras el argentado medallón de Selene refulge
las joyas esparcidas en tu ropaje, como luciérnagas
atrapadas en la negra telaraña que te viste, brillan.

Cual se trataran de almas errantes mueren y renacen;
destellos lúgubres que tañen como el doblar de las campanas.

Yo te recorro completa, exótica, sobrecogedora;
en ti soy poeta, cantante, beodo, naufrago.

Ante tila vida y al muerte hacen un etéreo baile
y yo,pareja predilecta de las dos, me entrego extasiado;
mientras embotas mis sentido, excitándolos
y mi pluma no para de moverse, poseída por ti.

Solo el alba y su cerúlea visión me avisan tu partida
mientras poco a poco caigo en ese letargo diurno
y el día de nuevo comienza a escurrirse entre mis pupilas.
Publicar un comentario