viernes, 16 de agosto de 2013

¿Quién censura a quién?



Jaime Roldós Aguilera es un icono para las nuevas generaciones, alguien que conocemos solo por los mitos que escuchamos en la calle, de nuestros padres y de los políticos. Su muerte aun no clara le dio mas poder a este personaje. Su documental es una gran oportunidad para conocer quien fue el primer presidente después de la dictadura, pero no creo que el no pasar este documental sea una censura.

Y es que en este país existe libertad de expresión; o al menos eso quiero creer; y esta no solo reside en la libertad de decir lo que quiera, sino también de callar lo que considere prudente. Y tomando este principio creo que la cadena Supercines como empresa privada tiene todo el derecho de elegir que películas exhibir. El exigir que se proyecte determinada película atentaría con el derecho de libertad de expresión.

Si bien en la ley se consagra el espacio para las producciones nacionales, lo cual considero un gran incentivo para el cine nacional. No es una ley que imponga la proyección de todos los productos fílmicos ecuatorianos; sino que exige tener un porcentaje de de este en la parrilla. Si los cines del grupo El Rosado quiere cumplir con la ley, deberá escoger otra película nacional y listo, nadie le puede exigir que pasa este documental.

No soy defensor de Supercines y creo que es un error que no proyecten el film, pero como defensor de la libertad de expresión tengo que respetar y apoyar su derecho a no hacerlo. No seas una patria que bajo la creencia de nacionalismos a medias no tolera pensamientos diferentes. No confundamos silencio, con censura; ni una decisión de ámbito comercial e institucional con una movida política.
Supercines tienes el derecho a perder dinero por no exhibir la película y tienes el derecho a decir si, no o a callar. A fin de cuentas, yo iré a ver el documental a la otra cadena de cines.
Publicar un comentario